¿Ya se te antojaron los dos? ¡a nosotros también!

Cada país del mundo lleva a cabo una tragazón muy particular, dependiendo de su cultura y la región en donde están. Hay comidas típicas que con frecuencia son preparadas en diferentes partes del mundo, así logramos ubicarlas como parte esencial de su cultura y la cocina con la que se chupan los dedos.

En México tenemos nuestro famoso pozolito, que aunque es más común verlo durante las fiestas patrias, es un tremendo platillón que podemos comer cualquier día en las diversas pozolerías de cualquier ciudad. Por su parte, el ramen japonés es un platillo de «confort» con una popularidad que no se limita a este país, hoy en día podemos encontrar delicioso ramen en cualquier parte del mundo.

Pozole verde

Si comparamos estos dos platillazos típicos, encontramos grandes diferencias en sabor, pero también muchas similitudes: ambos son muy complejos, con una gran variedad de ingredientes, un caldito bien concentrado que tarda por lo menos tres horas en prepararse y son muy parecidos en su contenido nutricional.

Shoyu ramen

Las  similitudes más fuertes son que los dos están hechos a base de caldo y suelen llevar cerdo, ese delicioso chanchito amado en casi todo el mundo por su delicioso sabor . El pozole puede llevar pollo y no es raro verlo hoy en día con mariscos o en versiones veganas. Los fideos de trigo que contiene el ramen son su principal fuente de carbohidratos, y en el caso del pozole, son  los granos de trigo. Los dos llevan su jardín de verdurita fresca al momento de servirlos. Los tres grupos de alimentos más importantes ( alimentos de origen animal, cereales y verduras) están presentes en ambos platillos .

Rojo, verde, blanco como la bandera mexicana ¿cuál se te antoja más?

Entre las diferencias, podemos encontrar que para preparar el pozole se necesitan alrededor de  trece ingredientes y para el ramen cerca de veinte, aunque esto puede variar mucho, sobre todo en el ramen, que se ha convertido en las últimas décadas en una auténtica base para la experimentación, dentro de Japón y en el resto del mundo.

Shoyu, miso, tonkotsu y shio son los más comunes

Existen miles de maneras de preparar el ramen, pero las cuatro principales y más tradicionales son: shoyu, con una base de salsa de soya; Miso, hecho con el condimento a base de frijol de soya del mismo nombre; Tonkotsu, con caldo de huesos de cerdo y Shio, simplemente basado en la sal.

Otra diferencia que podemos encontrar, es que el platillo japonés contiene más alimentos de origen animal, como  pollo y  huevo, esto lo hace tener más proteínas, pero también más grasa. En cuanto a las calorías, varía de acuerdo a los ingredientes y sus métodos preparación . El tamaño del plato que se sirve también influye en las calorías, así como los alimentos con los que se les acompaña, por ejemplo las tostaditas de maíz que nunca deben faltar en el caso del pozole. Los dos suelen servirse en platos inmensos. Así que no te quedes con las ganas, pero ¡te recomendamos pedir la versión pequeña!

Bueno, tampoco te pases…

La verdad es que los dos platillos son bastante equilibrados y a pesar de que no serían comúnmente incluidos en un plan de alimentación para bajar de peso, son deliciosos y si se consumen de vez en cuando, en porciones moderadas, y como plato único, pueden ser una buena opción de cheat meal para el fin de semana.

¿[email protected] para zamparte ese ramen? ¿o será pozoliza? ¿qué prefieres?

19 comentarios
  1. Blanca Echeverría
    Blanca Echeverría Dice:

    Yo prefiero mil veces el pozole, tanto para desayuno comida o cena 😂 que sea rojo y con harto gordito y maciza sus tostadas con crema y un tequila pal desempance

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *