¡Ya llegó la tragazón navideña! Pero ya sabemos que con todas esas delicias y tentaciones, también puede venir después el tormento. En enero te das cuenta que ya estás como cachalote varado y que tu ropa del año anterior ya no te queda, todo por un par de semanas de aventarte a los placeres como dios romano. 

Pero, si tu peso y tu salud te preocupan, sobre todo en estas fechas, no te vamos a dejar [email protected] La verdad es que te la puedes pasar bien chévere y disfrutar de todo, solo haciendo unos ajustes aquí y allá, poniendo atención y evitando entregarte sin piedad a todo lo que te pase por enfrente.

Te tenemos algunos tips para estas fechas, que van desde los contenidos de la comida hasta tus hábitos.

ÉNTRALE SIN MIEDO AL BACALAO

Uf, ese bacalao navideño que hacen las abuelas, irresistible. Pero te tenemos una buena noticia con este platillo. A menos de que tu familia tenga una receta muy diferente y original, el clásico bacalao a la vizcaína es bastante sano, se hace con aceite de olivo, lleva vegetales y tiene pocas grasas. Si te encanta ¡ya la hiciste! En vez de andar haciendo hueco para todos los pasteles y postres, resignándote a los nuevos kilos de enero, mejor date más bacalao.

MEDIRSE CON LOS ROMERITOS

¡Controversia mexicana total! Ya sabemos, hay quien los ama, hay quien los odia. Este platillo tan mexicano aparece casi exclusivamente en estas fechas y puede dividir a la familia más que una noche de jugar Monopoly. Puede uno creer que son muy sanos porque son hierbitas, pero no te vayas con la fintota, el mole que llevan suele tener manteca de cerdo, chocolate, piloncillo y otros ingredientes con muchos azúcares y grasas. A veces lleva tortitas fritas, hundidas en aceite. Tienes varias opciones aquí. Si vas a cocinar, puedes sustituir los ingredientes más empuercadores con unos más sanos. Supongamos que no vas a cocinar, pero tienes confianza con la persona que lo hará, échale una receta más sana de romeritos, así como que no queriendo la cosa. Pero si ya no pudiste hacer nada al respecto y mueres por romeritos, échate una porción leve para que no te quedes con el antojo. Sin abusar, muévete a otro platillo más sano para llenar esa pancita.

AGUAS CON LOS ADEREZOS

“Es ensaladita, no importa, deja me sirvo mi tercer plato”. Mhhhh… ¿cuántas veces hemos dicho o escuchado eso? Aquí la cosa es variable, hay ensaladas muy sanas, pero hay otras que por acompañamientos y aderezos resultan ser una bomba más engordadora que tu clásica “Torta Lorena Herrera” de puesto callejero. Muchos aderezos son altos en grasas y en navidad es común que se hagan ensaladas dulces, así que los azúcares estarán altos ahí también. Pregunta qué lleva el aderezo, y dependiendo de eso, ya le vas calculando qué tanto le pones o si de plano lo evitas. Otras cosas a evadir en las ensaladas son los trocitos de tocino y los crutones fritos y grasosos. 

EVITA LA TORTA DE TODO

Típico en México, sobre todo en el centro del país y en los recalentados. Se sacan los bolillos, se abren y te empiezas a hacer tortas de todo lo que te encuentras. Una tras otra. La cantidad de pan que te acabas zampando haría llorar al niñito Dios. Es toda una tradición y una torta de bacalao no se le niega a nadie en el recalentado, pero hay que medirse. Date una, si sigues con hambre y antojo, deja el bolillo y muévete a otros platillos más sanos, en enero te lo vas a agradecer tú [email protected]

EL POSTRE ES UN DETALLE NOMÁS

¿Echarte platos y platos de postre “para probar todos”? No manches… sabemos que las mesas navideñas están llenas de postres diversos y todos se ven deliciosos. Pero el postrecito es hasta más rico cuando es “la cereza del pastel”, ese gustito que te das al final de la comida porque ya te llenaste de comida medida y balanceada. Ya te la sabes con la mayoría de los postres: harinas y azúcar por todos lados, no tengas miedo de que te vean feo por pedir la rebanada chiquita.

LEVE CON LOS CHUPES

Sí, esta está difícil en épocas Guadalupe-Reyes, pero en este link ya te tenemos varios cocteles navideños que te harán la guarapeta más light y hasta temática. Si no, es pura cosa de actitud y de adelantarte un poco a la situación si vas a casas ajenas. Llévate tu kit fiesta light con tu bebida alcohólica menos engordadora, jugos light o agua mineral, evita el chesco y demasiada chela ¡salú!

CAMINADITAS VACACIONALES

¿”Camineritas”? No, no te hagas, es probable que tengas varios días de vacaciones entre grandes fiestones, así que en vez de echarte todo el día a reposar la crudita y el atasque de días anteriores, puedes aprovechar para hacer unas caminaditas con la familia o amigos. Sabemos que a nosotros los gordiux nos cuesta trabajo hacer ejercicio pesado, pero no se trata de eso, se trata de balancear un poco tanta caloría con un poco de ejercicio relax. ¿Haces otro tipo de ejercicio o alguno más pesado? ¡adelante, no lo dejes en estas fechas! Pero si normalmente no haces, esta es una gran fecha para empezar con algo tranqui ¡a caminar aunque sea un rato!

Ponte al tiro con estos tips y aplícalos constantemente en lo que falta del año, verás que en enero tendrás mucho menos culpa y muchos menos kilos de más que otros años, sin hacer grandes sacrificios.

¡Feliz Navidad!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *